Tenemos el gusto de entrevistar a nuestro profesor, el Lic. Carlos Maximiliano Albornoz, quien con varios diplomas en su carrera educativa, acaba de finalizar su maestría en Economía y presento su libro “Macroeconomía Argentina aplicada – Un enfoque empírico”.

1- ¿Cómo inicio tu interés por la educación?


Llegue a la educación en vía lateral, estudie en la Facultad de Lomas de Zamora Administración y hasta 2001 me dedique a cuestiones contables. Con la crisis de ese mismo año me empezaron a interesar todo lo que tiene que ver con el tipo de cambio, convertibilidad, ese tipo de cosas de las cuales no sabía nada y me decidí a estudiar Economía. Al recibirme me ofrecen la posibilidad de ser docente en la Facultad de Lomas, en la materia de Macroeconomía. Lentamente fui tomando cargos en otras universidades. Cuando tome la decisión de tomar la docencia como vocación comencé a estudiar el profesorado en educación, duro dos años, iba los sábados todo el día. Fue algo que me encanto, me encanto la parte docente. Vengo de una familia docente, mi padre, mi tío, había una herencia tapada que de casualidad se descubrió. Es muy gratificante enseñar, uno nunca deja de aprender y que te escriban tiempo después para saludarte o preguntarte cómo estás es muy lindo.

2- ¿Por qué la parte económica te movilizo tanto a lo largo de tu vida?


Mi familia en los 90 tuvo un buen pasar económico, pero me impactaba como mis compañeros de la facultad no tenían para viajar, para comprar los materiales y les sorprendía como a mí me compraban libros nuevos porque no me gustaba estudiar con fotocopias. Así lentamente me fui interesando por los temas económicos, especialmente por el desempleo, luego de que en una materia el profesor les pregunto a los alumnos si trabajan y más de la mitad estaba desocupado, yo por suerte pude trabajar desde chico. Me acuerdo que en la última materia de la carrera administración, nos hicieron escribir una carta de cómo nos veíamos de acá a 15 años y yo escribí que quería ser doctor en economía, así que cuando llegue el momento la voy abrir. A partir de ese momento empecé a pensar en temas específicamente económicos.

3- Sabemos que finalizaste tu tesis de maestría y acabas de presentar tu libro, ¿Qué sensaciones te produce estos dos grandes logros?


La tesis de maestría fue un momento único, me llevo dos años terminarla y lograr que la aprueben. La Plata tiene el mejor departamento de economía de Latinoamérica y tuve un réferi de la facultad de Chicago, duro. En cuanto al libro, siempre leí muy buenos libros de economía pero aplicados a la realidad americana y no a la de nuestro país. El libro viene a traer estadísticas específicas de Argentina para explicar la historia y la realidad en la que vivimos. Busca documentar a través de datos los últimos 50 años de nuestro país. A partir de ahora mi próximo objetivo es llegar al grado más alto que se pueda alcanzar a nivel académico, que es el doctorado en economía.

4- ¿Cómo continúan tus investigaciones? ¿Cuáles son tus próximos objetivos?


Mis temas de investigación son macroeconomía, crecimiento, comercio exterior, mis especialidades son las estadísticas y ahí voy abocar mis investigaciones a futuro. Es un objetivo que cumplí, a partir de ahora mi próximo objetivo es llegar al grado más alto que se pueda alcanzar a nivel académico, que es el doctorado en economía.

5- ¿Qué se siente formar parte de la familia Beltrán?


Estoy trabajando en 6 facultades y el Instituto Beltrán es el más importante a nivel de grupo humano, dirección, fue una felicidad muy grande. A nivel de edificio es de los mas lindos que vi, estructuralmente debe ser uno de los mejores a nivel nacional, desde lo edilicio es algo nunca visto por mí. Tiene mucho para crecer y es un honor formar parte de este proyecto.

6- ¿Te gustaría dejarle algún mensaje a tus alumnos del Instituto?


Si, por supuesto. Que siempre se sigan capacitando y estudiando, porque la educación abre puertas en la vida, la mejor forma de romper con la pobreza, la desigualdad, el estancamiento, es la educación. Tiene un motor tan fuerte que rompe clases sociales, cadenas y es la mejor herramienta para que un país se desarrolle. Siempre con la mente abierta y capacitándose, uno nunca sabe lo que nos depara el futuro y siempre una persona mejor educada tiene mayores posibilidades de crecer, la educación es la mejor herramienta que uno tiene para lograrlo.

Prohibida la reproducción total ó parcial de imágenes y textos. Todos los derechos reservados.
Política de Privacidad. Términos y condiciones.