noticia



- ¿Por qué elegiste esta profesión?


No lo veo como una profesión sino una vocación, una necesidad que me nace desde el interior. A diario trabajo en el ambiente privado de una empresa y también en la docencia. Esto último es lo que más disfruto y me motiva día a día.

- ¿Cómo fue tu llegada al Instituto Beltrán? ¿Qué se siente formar parte del ITB?


Mi inicio en el ITB fue a mediados del 2015. A través de un portal de empleos vi la búsqueda docente y me postule. Fue para Sistemas Operativos, tuve algunas entrevistas y de inmediato inicie con las clases. Es muy gratificante formar parte del Beltrán, me siento parte de un núcleo familiar conformado por cada integrante del instituto. Recuerdo que cuando ingresé por primera vez, sentí que era el lugar donde quería trabajar, y se cumplió.

- ¿Qué materias dictas en la carrera Analista de Sistemas?


Actualmente me encuentro dictando una materia por cada año de carrera: Programación I, Sistemas Operativos y Práctica Profesional.

- ¿Cómo pensas año a año las materias que dictas debido a los cambios tecnológicos?


La planificación se realiza a principios de cada año, pero debido a los cambios tecnológicos se encuentra en constante actualización. Periódicamente compruebo el material y modifico o agrego nuevo contenido de acuerdo a la necesidad, dándole así una mejora continua a cada materia. Esto también sucede debido a la demanda que generan los alumnos, quienes son los que promueven algunos de los tópicos que fomentan la actualización. También, surgen de la aplicación práctica que realizo de la tecnología fuera del ámbito académico.

- ¿En que otros proyectos te gustaría trabajar en el futuro?


Me encuentro a disposición de lo que el ITB necesite. Desde la humildad y, en base a mi experiencia y flexibilidad, puedo aportarle todo lo que se encuentre a mi alcance en pos de los objetivos del mismo, al que me considero alineado.

- ¿Qué cambios notas en los alumnos con el paso de los años?


Tengo la suerte de dictar materias en los tres años de la carrera y eso me da la posibilidad y satisfacción de ver el crecimiento individual de cada alumno, desde sus comienzos hasta convertirse en profesionales (colegas). Hay una mejora muy grande en el periodo que recorren dentro de la institución y, en los últimos años, pude notar un crecimiento de conocimientos por parte de los alumnos ingresantes junto con una avidez de conocimientos muy grande. Esto es algo que al docente lo incentiva a seguir trabajando con mayor profundidad en cada tema.

- ¿Te gustaría decirles algo a los alumnos del ITB?


No dejo pasar un día para decirles a mis alumnos lo que siento. Intento todo el tiempo motivarlos con las palabras que siento correctas, constantemente me acerco y converso con ellos, en especial con aquellos que necesitan un acompañamiento especifico, en un determinado momento. Hay que cuidarlos de cerca, ellos son el futuro.

Prohibida la reproducción total ó parcial de imágenes y textos. Todos los derechos reservados.
Política de Privacidad. Términos y condiciones.